Estampado Metalizado

 

El estampado metalizado es un proceso de alta calidad que les da a las piezas decoradas un brillo metálico que llama la atención. Es un modo muy efectivo de agregar un acento brillante a la serigrafía tradicional, o puede aplicarse a grandes áreas para un impacto y brillo máximos. El estampado metalizado implica serigrafiar una capa de pegamento sobre la prenda de vestir, curar el pegamento y luego utilizar calor y presión para aplicar una lámina de metal. Requiere habilidad, atención y los materiales adecuados, pero logra un aspecto especial con un alto valor percibido.

 

DISEÑO DE LA IMAGEN:
Tal como en la serigrafía, cree una imagen personalizada utilizando un software profesional de diseño gráfico. La imagen debe estar separada por colores, y cada color (incluso la parte metalizada del diseño) debe ser estampado en su propia película positiva transparente. La capa metalizada debe ser la última del diseño, aplicada después de que toda la otra tinta haya sido aplicada y curada.

 

ARMADO DE LA PANTALLA:
Mediante la utilización de un cuarto oscuro y productos químicos fotográficos, haga un esténcil (conocido como pantalla) para cada color de tinta y para la lámina de metal. Para la pantalla de la lámina de metal, utilice una malla con hilado fino y alta tensión.

 

APLICACIÓN DEL PEGAMENTO:
Coloque cuidadosamente la pantalla de la lámina de metal en la máquina de serigrafía. Con una manigueta con una dureza de alrededor de 75 shore, aplique una capa de 100 micrones de pegamento viscoso mediante dos pasadas abundantes en las que no se ejerce presión que impregnarán la pantalla, y otras dos que la dejarán lista para la impresión, en las que sí se ejerce presión de modo que el pegamento se impregne y el exceso del mismo pueda ser retirado. Ponga la manigueta en ángulo para asegurarse de que la pantalla esté bien impregnada y de que el pegamento se encuentre prensado sobre la superficie, no solo flotando por encima. La falta de pegamento provoca una adhesión pobre; el exceso del mismo hará que el pegamento se escurra debajo de la lámina de metal, lo que tendrá como resultado bordes desparejos. El pegamento estampado deberá tener un acabado liso, símil vidrio. Cure rápidamente el pegamento y todas las capas de tinta que subyacen. Es posible que también necesite estampar un líquido de separación para evitar que la lámina de metal se adhiera a las áreas entintadas que no se encuentran en el diseño deseado. El tiempo de secado del plastisol regular es de al menos 90 segundos a una temperatura de 165 °C = 330 °F. La polimerización de la tinta, que ocurre a los 330 °F luego de los dos segundos, es, en general, suficiente. Sin embargo, sugerimos que se deje secar por 90 segundos o más para asegurarse de que la prenda de vestir adquiera la temperatura adecuada. Muchos proveedores de tinta utilizan una temperatura de 380 °F para cerciorarse de que el plastisol está seco. A pesar de ello, la temperatura puede, a veces, causar un chamuscado o quemado que podría dañar el estampado o la tela. Usted puede estampar una capa de tinta gris debajo de una lámina de metal plateada y una capa de tinta dorada o amarilla debajo de una lámina de metal dorada, etc., o teñir el pegamento de color gris o dorado. El llevar esto a cabo significa que nadie verá que la lámina de metal está despellejándose ni la caída de algunas motas del tamaño de un alfiler después de los primeros lavados, y la imagen se verá fresca por más tiempo.

 

 

APLICACIÓN DE LA LÁMINA DE METAL:
Configure su prensa térmica en el tiempo, temperatura y presión indicados por el fabricante de la lámina de metal y la tinta. Asegúrese de que la placa caliente esté limpia, de que la almohadilla de goma esté en buenas condiciones y de que la prensa ejerza la misma presión sobre toda la superficie. Coloque la pieza en la prensa térmica, la lámina de metal sobre el área estampada con pegamento, y aplique calor y presión. Realice varias pruebas de estampado para asegurarse de que la lámina de metal está adhiriéndose de forma homogénea y completa, y de que su diseño tiene bordes claros y parejos.

 

DURACIÓN Y CUIDADO:
El estampado metalizado es uno de los procesos de decoración menos permanentes, con una tendencia a ennegrecer o descamar luego de varios lavados. Un trabajo de estampado de calidad se traduce en un resultado de mayor duración, y un cuidado adecuado puede incrementar sustancialmente la vida de los estampados metalizados. Aliente a sus clientes a que dejen las prendas con estampados metalizados del revés antes de lavarlas, a que utilicen el ciclo delicado de sus lavarropas al lavarlas y secarlas, o a que las laven a mano y las cuelguen para secar. También hágales saber que no deberían usar nunca una plancha sobre un estampado metalizado.

VIDEOS DEMOSTRATIVOS
Heat Transfer Techniques

Únete a nuestra lista de correos electrónicos